Inicio Noticias Un sevillano encuentra unos restos óseos en Isla Cristina que podrían ayudar...

Un sevillano encuentra unos restos óseos en Isla Cristina que podrían ayudar a resolver un caso de desaparición.

10464
0
Compartir

El hombre estaba paseando a sus perros cuando realizó el hallazgo en una playa poco frecuentada y de difícil acceso.

Álvaro Martín @fancuin / Sevilla
Juan Manuel Arteaga, vecino de Sevilla, se encontraba pasando el fin de semana en la localidad onubense, cuando el pasado sábado, alrededor del mediodía se acercó a la playa de las gaviotas junto a sus canes.

Lugar exacto en el que fueron encontrados los restos en la playa de Las Gaviotas.
Mientras sus mascotas jugaban con palos y conchas en la citada playa advirtió la presencia de lo que a priori parecía una mandíbula humana que se encontraba en una zona de la playa próxima a la desembocadura del río Carreras.
Esta zona, con las características de una marisma, se inunda con rapidez con la crecida de la marea, por lo que Juan Manuel se apresuró a fotografiar los restos y ubicar la zona con una precisión de más, menos cinco metros con la ayuda del GPS de su smartphone.
Ante la posibilidad de que una vez subida la marea, fuera imposible volver a localizar los restos o que por la acción de otros perros en la zona se perdiera para siempre la mandíbula, Juan Manuel optó por recoger los restos con la ayuda de una bolsa de plástico y rápidamente se dirigió a la comisaria de la policía local de Isla Cristina.
Allí y tras la mayúscula sorpresa del funcionario que le atendió le explicaron que debía dirigirse con los restos hasta el cuartel de la Guardia Civil del municipio, no si antes comentarle que esos restos podrían ayudar a esclarecer el caso de una desaparición que afecta a una familia del municipio.
Una vez en el cuartel fue recibido por un cabo que le interrogó sobre la procedencia de los restos así como las circunstancias que rodeaban a la misma.
Dadas todas la explicaciones los agentes de la benemérita organizaron una batida en la zona que gracias a la pericia de Juan Manuel fue acotada con la precisión de su GPS sin que hasta el momento hayan sido encontrados más restos humanos.