Inicio Noticias Detenido por obligar a su exmujer a esconderse bajo la cama cuando...

Detenido por obligar a su exmujer a esconderse bajo la cama cuando acudía gente a la vivienda

164
0
Compartir

EUROPA PRESS

La Policía Local de Sevilla, adscrita a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, ha detenido y puesto a disposición judicial como presunto autor de un delito de malos tratos a un hombre de 30 años que obligaba a su exmujer a esconderse bajo la cama si acudía gente a la vivienda.

Se da la circunstancia de que este individuo contaba ya con una orden de alejamiento y con otras 12 detenciones anteriores, según ha informado el Ayuntamiento de Sevilla en un comunicado de prensa.

Los hechos se produjeron después de que la Policía Local recibiera una llamada telefónica en la que una mujer alertaba de que su hija estaba encerrada contra su voluntad por su exmarido en una vivienda de la barriada de Madre de Dios.

Además, explicó que este hombre la obligaba a meterse bajo una cama para que nadie supiera que estaba allí y tampoco abría la puerta cuando llamaban, con la intención de simular que no había nadie en la vivienda.

Una patrulla de la Policía Local se desplazó hasta el domicilio, donde los agentes pudieron corroborar que nadie atendía las llamadas, y una vez allí la madre del presunto agresor se personó en el domicilio pidiendo que no llamaran más, ya que allí vivía ella con su anciana madre que estaba sorda y por eso no abría.

Ante la posible gravedad de los hechos, se dio aviso a los Bomberos, momento en que el presunto agresor, junto con dos menores, abrió la puerta y permitió la entrada de los agentes.

Así, y mientras dos agentes de la Policía Local vigilaban al detenido en el salón, otro revisó el domicilio y consiguió localizar a la víctima en el último dormitorio, debajo de la cama y oculta tras ropa y varias bolsas de plástico.

La mujer pidió ayuda al ver al agente y corroboró todo lo sucedido, así como que tenía en común con el individuo dos hijos de uno y tres años, respectivamente, y que existía una orden de alejamiento, lo cual fue comprobado por los agentes.

Aunque la víctima rehusó ser asistida, los agentes le informaron de que, desde el Grupo Diana de la Policía Local, se pondrían en contacto con ella para el ofrecimiento de acciones y para la continuación de las oportunas diligencias, en tanto que el presunto agresor fue detenido y trasladado hasta dependencias policiales, donde quedó a disposición judicial.